Sector manufacturero y la competitividad del sur de Colombia

Manufactura Huila

El tema  competitividad, no es un termino nuevo en la agenda regional, el primer informe departamental se presentó en el año 2013, el Huila ocupó el puesto 12 de 22 departamentos. Después de siete años, de un sin número de reuniones, debates, simposios, congresos, cumbres y de actualizar la Agenda de Productividad y Competitividad departamental, en el último informe 2019 ocupó el puesto 16 de 33 departamentos. En el ranking se evidencia el bajo avance en el pilar de innovación y dinámica empresarial,  también en el  pilar entorno para los negocios y el pilar sofisticación y diversificación; los cuales son determinantes en el sector manufacturero.

Para mejorar la competitividad de la región es de vital importancia, conocer  la estructura económica. Es difícil pensar en el progreso de los indicadores de  competitividad en los departamentos del sur-macizo (Huila, Tolima, Caqueta, Putumayo), con la actual composición económica sectorial. En la región las industrias manufactureras, solo representan el (5,8%) del PIB, muy por debajo del promedio nacional colombiano, el cual es del (11,2%). En el mundo, el sector manufacturero impulsa  el crecimiento económico y el mercado laboral y representa en promedio el (15%) del PIB en economías emergentes. Igualmente las actividades científicas y técnicas que aportan a los indicadores de ciencia, tecnología e innovación, representan solo (4,3%) del PIB, inferior al promedio nacional que se ubica en (6,9%).

Ahora, como es posible mejorar la dinámica empresarial y de productividad  si los sectores relevantes son pequeños y aportan poco al PIB regional,  adicionalmente se observa que la región sur-macizo, no atrae empresas del sector manufacturero (nacional e internacional), las cuales podrían mejorar las oportunidades de empleo. De acuerdo al Banco de la República, para el último trimestre de 2019, no se aprobaron licencias de construcción para industrias de manufactura en ninguno de los departamentos del sur.

Con esto quiero decir, que si la región desea tener mejores avances en competitividad los entes territoriales deben invertir una mayor parte del presupuesto en agroindustria,  y  desarrollo de la manufactura local. A su vez actualizar las  políticas de incentivos tributarios, y de creación empresarial acorde a las dinámicas actuales del mercado. También es necesario avanzar en otros indicadores como los de movilidad social: capacitación formal en habilidades digitales,  acceso a la tecnología, condiciones de trabajo y protección social.

Autor: Economista, German Andres Mosquera Vasquez